¿Como desapareció el colico del lactante?

}
06 - 05 - 18
El cólico del lactante
Contenidos mostrar 1 El cólico del lactante desaparece tras el ajuste quiropráctico 2 Recibimos tratamiento quiropráctico toda la familia Hola a todos, me llamo Jonathan…

Hola a todos, me llamo Jonathan M,  y quiero contaros los beneficios que mi familia y yo hemos recibido de la quiropráctica. Lo primero de todo, deciros que mi familia la constituimos mi mujer, mi hijo de 9 meses y yo. Y que mi pequeño, que padecía el cólico del lactante¹,  fue el primero en ajustarse.
Por casualidad me hice amigo de un quiropráctico

No conocíamos la quiropráctica. De hecho, creo que si entonces alguien me hubiera preguntado, le hubiera dicho que era una especie de masaje… ¡Que grande era mi ignorancia!  Pero un día, por cuestiones de trabajo, tuve la suerte de conocer a un quiropráctico con el que entablé una buena amistad. Asi que le invité una noche a cenar a casa, con mi familia. Yo  seguía sin tener ni idea de lo que hacía un quiropráctico pero pronto lo descubrí…
Acabábamos de sentarnos a cenar, cuando mi hijo -de tan sólo dos meses- empezó a llorar sin parar. Fue entonces cuando mi amigo me preguntó qué le pasaba. Le conté que el pequeño tenía unos colicos tremendos, el cólico del lactante, y que habitualmente no dormíamos por las noches, ni nosotros ni el niño. Entonces se produjo una escena que me dejó perplejo: Me dijo dejameló. Y acto seguido le cogió la cabeza y lo ajustó.  Al ver lo ocurrido mi primer pensamiento fue: ¡que me rompe al niño! Pero el quiropráctico viendo mi cara de susto me tranquilizó: ya verás como se calma.

El cólico del lactante desaparece tras el ajuste quiropráctico

Acto seguido mi esposa le comentó que tenía un dolor en la espalda que pensaba que era crónico, puesto que ni la acupuntura, ni la fisioterapia habían conseguido mitigarlo. El quiropráctico entonces la hizo estirarse, le revisó la columna y “crack”.  Y mi pensamiento volvió a ser el mismo: la ha roto …. ¿qué voy a hacer yo sin mi mujer y mi hijo?
¡Pero nada más lejos de la realidad! Mi hijo dejó de tener el cólico del lactante y a mi mujer le desapareció el dolor.  

Recibimos tratamiento quiropráctico toda la familia

Hoy nos cuida a toda la familia y todos disfrutamos los beneficios de la quiropráctica. Y yo, que estaba comido por el estrés y con cansancio crónico, ahora vuelo, tanto física como mentalmente. La calidad de vida y la salud que tenemos ahora es incomparable gracias a la quiropráctica.

El artículo apareció publicado en el libro Más Años en su Vida y Más Vida en sus Años.
En algunos casos se ha variado un poco la redacción para ajustarla a los usos del español.
Todas las historias publicadas aquí son reales, aunque la imagen no es la del protagonista, es de archivo. Asimismo, se reflejan los datos personales tal y como aparecieron publicados.

El cólico del lactante es un trastorno típico de los primeros meses de vida que se caracteriza por un llanto intenso y prolongado sin causa aparente. También se le conoce como cólico de los tres meses, cólicovespertino o del anochecer, alboroto paroxístico dellactante o cólico de gases.
Ref. wikipedia

Posts recientes

Entumecimiento de piernas

Entumecimiento de piernas

Tenía entumecimiento en varias partes de mis extremidades, un dolor crónico en la pierna izquierda y siempre me sentía muy cansada Mi nombre es Maggie y tengo 52 años. Después de cumplir los cincuenta, decidí que necesitaba hacer una vida más activa, así que comencé a...

Mi hijo pudo seguir con el deporte de élite a pesar del asma

Mi hijo pudo seguir con el deporte de élite a pesar del asma

Mi hijo Rhys tiene 13 años y es deportista de élite. Entrena y compite de cuatro a seis días a la semana y viaja regularmente a nivel nacional para las competiciones. Mi marido y yo le hemos enseñado que si cuida su cuerpo le servirá bien durante toda su vida. Cuando...

El dolor de cuello y hombros me impedía dormir

El dolor de cuello y hombros me impedía dormir

He sido asistente dental durante nueve años, y el dolor de cuello y la tensión que se fue acumulando también en hombros y espalda llegó a hacerse insufrible hasta que descubrí la quiropráctica, que me devolvió la vida. La quiropráctica de Stanford ha hecho maravillas...

¡Mantente en contacto!