El dolor de espalda me impedía moverme hasta que visité a un quiropráctico

}
02 - 22 - 18
El dolor de espalda me impedía moverme hasta que visité a un quiropráctico
Contenidos mostrar 1 Antecedentes 2 Lo peor empezó hace seis meses… el dolor de espalda era insufrible 3 Luis Buñuel y un amigo, me condujeron…

Mi nombre es A.G y me dedico a la televisión y la radio. Lo peor de mi historia empezó hace 6 meses… con un dolor de espalda insoportable. En ese momento, el célebre Luis Buñuel (sí, sí, el que estás pensando) y un amigo, me condujeron a la quiropráctica

Antecedentes

Mi profesión de realizador de televisión me ha hecho pasar muchas horas sentado. Además, mi centro de trabajo está a 50km de mi casa, con lo que también paso mucho tiempo en el coche, entre idas y venidas. Quizá esto también tenga algo que ver con el dolor de espalda¹ que he tenido hasta ahora.

Lo peor empezó hace seis meses… el dolor de espalda era insufrible

Hace 20 años que padezco de ciáticas intermitentes, de carácter leve, pero que me han llevado a la cama durante un par de semanas, en más de una docena de ocasiones. Ahora tengo 46 años, y hace unos 6 meses, una caminata de casi 7 horas, acompañada de deshidratación, lesionó mi columna hasta el punto de inmovilizarme. El dolor de espalda me impedía hacer ningún movimiento. Durante los meses de julio y agosto, pude experimentar cómo viven y sienten los que se encuentran reducidos a una silla de ruedas. Y cómo, el caminar con bastón una decena de metros pude convertirse en un éxito del que te apetece alardear.

Luis Buñuel y un amigo, me condujeron a la quiropráctica.

En los peores días de esa crisis de dolor de espalda, un amigo de mi compañera me recomendó que acudiera a un quiropráctico, pues él había tenido también un problema grave de espalda, del que sólo había conseguido recuperarse gracias a la quiropráctica. Esto me hizo recordar que, en las memorias de Luis Buñuel (Mi último suspiro), el genial aragonés cuenta cómo un quiropráctico de Nueva York consiguió curarle una ciática que padecía desde muy jóven, y que con mucha frecuencia le obligaba a desplazarse con muletas. Buñuel, afirma en sus memorias que desde entonces no volvió a tener dolor de espalda… y vivió casi 40 años más.
Con estas dos referencias en mente, pensé que había llegado el momento de buscar un quiropráctico. Y lo primero que me dijo fue que no podía curarme. De hecho el anillo exterior de mi disco L4-L5 estaba “roto”, pero que podía ayudar a que mi cuerpo superara este accidente sin ayuda de la cirugía.

El dolor de  espalda desaparece y vuelvo a la vida normal… ¡sin cirugía!

Ya han pasado 4 meses desde la primera visita, cuando llegué a la consulta arrastrándome literalmente. Apoyado en un bastón y en el brazo de mi compañera. Muerto, de dolor de espalda, y desplazándome a una velocidad de unos 6 metros por minuto. Ahora, tras el tratamiento quiropráctico, hago una vida absolutamente normal. He vuelto a trabajar, doy largas caminatas, nado de vez en cuando, me siento, hago la compra, cocino…
Creo que seguiré viendo a mi quiropráctico con menos frecuencia que hasta ahora, pero probablemente durante muchos años. Al final esto se ha convertido en una fuente de salud que compartimos toda la familia, y que yo recomiendo a todo el mundo. Especialmente a los que tienen dolor de espalda, y los que por sus trabajos o actividades de ocio quieren prevenir problemas, porque creo que es un método científico y eficaz.

Un consejo… para el que quiera escucharlo

Por último quisiera referirme a un asunto espinoso. Algunos médicos se muestran indiferentes o recomiendan directamente no acudir al quiropráctico. Lo digo porque a mí me ha pasado, y porque sucede en España con frecuencia. No así en otros países. Si os manejáis con el inglés podréis comprobar que la quiropráctica es una práctica médica de gran arraigo en países que están en la vanguardia de la investigación médica, como Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, y Suiza. Por eso recomiendo buscar información veraz y completa, que en éste, como en otros asuntos, nos ayudará a tomar decisiones más adecuadas.

El artículo apareció publicado en el libro Más Años en su Vida y Más Vida en sus Años.

En algunos casos se ha variado un poco la redacción para ajustarla a los usos del español.

Todas las historias publicadas aquí son reales, aunque la imagen no es la del protagonista, es de archivo. Asimismo, se reflejan los datos personales tal y como aparecieron publicados. 

El dolor de espalda es uno de los problemas médicos más comunes y afecta a ocho de cada 10 personas en algún momento de sus vidas. El dolor de espalda puede variar desde un dolor sordo, constante, hasta un dolor súbito e intenso. (ref. medlineplus.gov)

Posts recientes

Conmoción cerebral: ¿Puede ayudar la quiropráctica?

Conmoción cerebral: ¿Puede ayudar la quiropráctica?

Este testimonio es para ayudar a personas que se encuentren en una situación como la mía. Así que si tienes una conmoción cerebral o te diagnostican con el síndrome post conmoción cerebral ve a un quiropráctico, a un buen quiropráctico, porque no todos son iguales. Mi...

El TDAH de mi hijo mejoró mucho con la quiropráctica

El TDAH de mi hijo mejoró mucho con la quiropráctica

A mi hijo le diagnosticaron TDAH y tras recibir tratamiento quiropráctico durante tan sólo dos meses los resultados saltan a la vista y son asombrosos. Mi nombre es Molly, y he sido paciente de un quiropráctico, la Dra. Melissa durante aproximadamente 2 o 3 meses en...

Quiropráctica para bebés

Quiropráctica para bebés

Pedí ayuda a un quiropráctico con la capacidad de salvar a mi bebé que no respiraba tras el parto. Suavemente, con manos tan largas como el cuerpo de mi hijo, le hizo un ajuste, Bam!, con intensidad y acierto. Y la vida y el aire llenaron sus pulmones. Y durante la...

¡Mantente en contacto!