Dolor en la espalda baja tras una caída

Me llamo Jeff Lo, y una de las peores lesiones deportivas que sufrí durante mis 8 años de corredor, probablemente fue cuando me salí del camino el año pasado y me golpeé el coxis contra una roca, lo que me provocó un fuerte dolor en la espalda baja.

Consecuencias de la caída

Después de la carrera sentí un poco de dolor en la espalda baja. Al principio, pensé que estaba bien … que se curaría solo, todo lo que necesito es descansar y aplicar algo de hielo. Pero las cosas cambiaron y empecé a preocuparme cuando después de uno de mis entrenamientos habituales, sentí un agudo dolor en la espalda baja, como una aguja que se me clavaba. Y el dolor persistió durante los siguientes días.
Fue entonces, cuando decidí consultar inmediatamente a un médico de medicina deportiva; Me recetó algún medicamento y me recomendó someterme a terapia física.
Seguí la terapia prescrita durante más de un mes, una sesión de 1 hora, realizada 2 veces a la semana. Pero después de 2 meses, el dolor agudo todavía se manifiesta en mis carreras.
Mi frustración iba en aumento, porque comenzó a afectar mis carreras, especialmente las carreras largas. Cada vez que el dolor en la espalda baja aparecía de forma punzante, tenía que dejar de entrenar.

La quiropráctica fue la solución

Entonces empecé a pensar, que quizá la caída me había provocado algo más que un problema muscular. Así que finalmente decidí que me revisara un quiropráctico.
Después de una simple comprobación, el quiropráctico confirmó de inmediato que mi dolor en la espalda baja se debía específicamente a que mi L4 (si no recuerdo mal) se había desplazado ¼ de pulgada a la izquierda. El quiropráctico me dijo con mucho asombro … “¿Todavía puedes correr con esto?”
En solo una sesión – aunque todavía podía sentir algo de dolor – desapareció el dolor agudo y nunca regresó. Y el dolor en la espalda baja mejoró drásticamente después de un par de sesiones. Aunque mi resistencia al correr se resintió en ese período, ya la estoy recuperando.

Lo recomiendo a todos los atletas

Así que no tengo más que palabras de agradecimiento. ¿Está experimentando algún dolor relacionado con los deportes? Tal vez es hora de que un quiropráctico lo revise. Los atletas podemos sufrir lesiones deportivas causadas por impactos fuertes (como lo que me pasó a mí), sobre-entrenamiento, malas posturas, movimientos repetitivos o cosas tan simples como no calentar adecuadamente.
Los quiroprácticos pueden ayudar al realizar ajustes en la columna vertebral, el hombro, la rodilla y el tobillo, asegurando que los huesos estén alineados y equilibrados correctamente. Esto puede ayudar a aliviar el dolor y promover una recuperación más rápida después de una lesión.

El artículo apareció publicado en www.pinoyfitness.com.
En algunos casos se ha variado un poco la redacción para ajustarla a los usos del español.
Todas las historias publicadas aquí son reales, aunque la imagen no es la del protagonista, es de archivo. Asimismo, se reflejan los datos personales tal y como aparecieron publicados.

Posts recientes

Activación Glándula Pineal Con Fosfenos del Dr. Lefebure Methods

Activación Glándula Pineal Con Fosfenos del Dr. Lefebure Methods

El fosfenismo es un método creado por el Dr. Francis Lefebure - médico especializado en Neurología y Psiquiatría Infantil- que aprovecha la acción dinamizadora de la luz para mejorar la comunicación entre los dos hemisferios e incrementar las capacidades cerebrales en...

Los síntomas del síndrome de Ménière mejoraron

Los síntomas del síndrome de Ménière mejoraron

Después de muchas visitas a diferentes otorrinolaringologos, me diagnosticaron síndrome de Ménière. La única solución parecía ser la operación quirúrgica... hasta que me topé con la quiropráctica.   Mi historia La verdad es que hacía mucho tiempo que pensaba en probar...

Mi osteoporosis desapareció gracias a la quiropráctica

Mi osteoporosis desapareció gracias a la quiropráctica

Soy María del Carmen D.M y voy a exponer mi experiencia con la quiropráctica, por si a alguien pudiera serle de utilidad, o cuando menos dejar constancia. Poco después de cumplir los 40 años comencé a padecer osteoporosis. Ahí  empezaron los tratamientos con los...

COMPARTE TUS

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Mantente en contacto!