Gracias a la quiropráctica ya no me acuerdo de mi hernia discal

}
01 - 11 - 18
hernia-discal-quiropractico-malaga
Contenidos mostrar 1 Consecuencias de una hernia discal 2 La quiropráctica fue la solución a mi dolor de espalda Me llamo Manuel Corvi y tengo…

Me llamo Manuel Corvi y tengo 51 años. Tengo una hernia discal desde hace años y que me producía un fuerte y constante dolor de espalda hasta que me topé con la quiropractica...

Consecuencias de una hernia discal

Últimamente había notado que el problema había ido a más, y que los dolores habían empeorado. Empezaban por la mañana y se mantenían durante todo el día. Esta situación, provocada por la hernia discal, condicionaba mi vida diaria, pues no solamente me afectaba a nivel físico, sino también a nivel emocional: mi humor ya no era el mismo y mi estado anímico tampoco. Me sentía agotado y estaba perdiendo las ganas de hacer las cosas. Era evidente que tenía que hacer algo, más allá de tomar antiinflamatorios que me estaban destrozando el estómago y no me solucionaban nada.
Probé con la rehabilitación: las microondas, los inflarojos y los estiramientos. En algunos casos noté mejoría, pero siempre era temporal, y el dolor de espalda, antes o después volvía a aparecer.
Unos amigos de mi pueblo, que se ajustan desde hacía algo más de un año, me hablaron de la quiropráctica y me animaron a que lo probara. No tenía ni idea de lo que era y fui más por la desesperación del dolor de espalda que me producía la hernia discal que por otra cosa. Totalmente escéptico, pero pensando que no perdía nada por intentarlo.

La quiropráctica fue la solución a mi dolor de espalda

Desde que comencé a ajustarme con la quiropractica, mi vida ha dado un giro de 360º, pues he pasado de estar dolorido todo el día a no acordarme ya de mi espalda. He recuperado la energía vital y el sentido del humor que había perdido. Ahora trabajo de forma más intensa sin acusar tanto el cansancio, y me he olvidado completamente del dolor. Estoy muy contento, y siento que todo el esfuerzo personal y económico que supone la quiropráctica, ha valido la pena. Recuperar la salud no tiene precio!


*La diabetes mellitus (DM) es un conjunto de trastornos metabólicos, cuya característica común principal es la presencia de concentraciones elevadas de glucosa en la sangre de manera persistente o crónica, debido ya sea a un defecto en la producción de insulina, a una resistencia a la acción de ella para utilizar la glucosa, a un aumento en la producción de glucosa o a una combinación de estas causas. También se acompaña de anormalidades en el metabolismo de los lípidosproteínassales minerales y electrolitos.


El artículo apareció publicado en el libro Más Años en su Vida y Más Vida en sus Años.

En algunos casos se ha variado un poco la redacción para ajustarla a los usos del español.

Todas las historias publicadas aquí son reales, aunque la imagen no es la del protagonista, es de archivo. Asimismo, se reflejan los datos personales tal y como aparecieron publicados. 

Posts recientes

Conmoción cerebral: ¿Puede ayudar la quiropráctica?

Conmoción cerebral: ¿Puede ayudar la quiropráctica?

Este testimonio es para ayudar a personas que se encuentren en una situación como la mía. Así que si tienes una conmoción cerebral o te diagnostican con el síndrome post conmoción cerebral ve a un quiropráctico, a un buen quiropráctico, porque no todos son iguales. Mi...

El TDAH de mi hijo mejoró mucho con la quiropráctica

El TDAH de mi hijo mejoró mucho con la quiropráctica

A mi hijo le diagnosticaron TDAH y tras recibir tratamiento quiropráctico durante tan sólo dos meses los resultados saltan a la vista y son asombrosos. Mi nombre es Molly, y he sido paciente de un quiropráctico, la Dra. Melissa durante aproximadamente 2 o 3 meses en...

Quiropráctica para bebés

Quiropráctica para bebés

Pedí ayuda a un quiropráctico con la capacidad de salvar a mi bebé que no respiraba tras el parto. Suavemente, con manos tan largas como el cuerpo de mi hijo, le hizo un ajuste, Bam!, con intensidad y acierto. Y la vida y el aire llenaron sus pulmones. Y durante la...

¡Mantente en contacto!