La quiropráctica obró un milagro en mi tumor hipofisiario

}
10 - 30 - 17
tumor-hipofisiario
Me llamo Mª José, y tengo 45 años. Estaba desesperada. Me dolía la cabeza, tenía malestar general, cansancio, dolor en todo el cuerpo, y no…

Me llamo Mª José, y tengo 45 años. Estaba desesperada. Me dolía la cabeza, tenía malestar general, cansancio, dolor en todo el cuerpo, y no tenía ganas de hacer nada… mi calidad de vida iba disminuyendo por momentos. Y fue entonces, en el año 1993, cuando me diagnosticaron un tumor hipofisiario.
Comenzó mi peregrinaje por todas las consultas médicas y me dieron muchas pastillas, que sólo conseguían aliviarme el dolor temporalmente. Esta ingesta continua de medicamentos no me convencía y empecé a pensar que tenía que encontrar una alternativa.
Un día, leyendo el periódico, me topé con una historia de una consulta quiropráctica. Nunca había oído hablar de ello, y comencé a informarme. Cuando descubrí que podían prestarme ayuda, sin empleo de medicamentos, fue definitivo para dar el paso.
Llamé al centro y concerté una primera visita, tras la cual contraté un tratamiento de cuidados quiroprácticos. Siempre he pensado que todo el recorrido que hice de médico en médico para mejorar mi salud y aliviar los síntomas de mi tumor hipofisiario, fue sólo el camino preparatorio para encontrarme con la quiropráctica. Ahora sé que éste es mi camino y no pienso dejarlo.
Sólo puedo deciros, que mi vida ha cambiado de tal manera que ahora soy capaz de disfrutar de las actividades simples de cada día; como dar un paseo, leer un libro, salir a tomar algo con los amigos, nadar, hacer la comida… Pequeñas cosas que, debido a mi estado físico y mental, se habían vuelto un tormento, son ahora fuente de mis mayores alegrías.

Resultados sorprendentes en mi tumor hipofisiario

Después de dos años de cuidado quiropráctico, acudí a hacerme las analíticas correspondientes, y los resultados fueron sorprendentes, tanto para mi, como para los médicos que me trataban desde el diagnóstico del tumor hipofisiario: las cifras en el nivel de prolactina, por primera vez en todos estos años, habían alcanzado los valores normales.
También el tiroides se había regularizado sin medicación. Fue realmente una noticia emocionante y muy esperanzadora, me sentí feliz.
Aún hoy, sigo descubriendo nuevos beneficios de la quiropráctica y estoy muy contenta. Realmente, la quiropráctica ha devuelto a mi cuerpo su potencial de salud.


El artículo apareció publicado en el libro Más años en su vida, y más vida en sus años.

En algunos casos se ha variado un poco la redacción para ajustarla a los usos de cada idioma.

Por la LOPD no publicamos algunos datos personales, como apellidos, lugar de residencia, etc. Así mismo, aunque la historia es real, la imagen no es la del protagonista. Es de archivo.

Posts recientes

Quiropráctica para bebés

Quiropráctica para bebés

Pedí ayuda a un quiropráctico con la capacidad de salvar a mi bebé que no respiraba tras el parto. Suavemente, con manos tan largas como el cuerpo de mi hijo, le hizo un ajuste, Bam!, con intensidad y acierto. Y la vida y el aire llenaron sus pulmones. Y durante la...

Desaparecieron mis ataques de asma

Desaparecieron mis ataques de asma

Fui al quiropráctico por una lesión en el hombro y para mi sorpresa desapareció, no sólo el dolor del hombro, sino los ataques de asma. He sido asmático desde la infancia. Siempre he lidiado con el hecho de que un par de veces al año tenía una reacción alérgica al...

El estres del cuidador

El estres del cuidador

En agosto de 2004 se hizo necesario que me dedicara a cuidar a tiempo completo de mi marido. Más tarde, en octubre de 2005, me convertí también en la cuidadora de mi madre a tiempo parcial. Y sin darme cuenta ese "rol" de cuidadora terminó afectando mi propia salud y...

¡Mantente en contacto!