Sindrome miofascial: había perdido la esperanza

sindrome-miofascial
Llegué al Centro Quiropráctico en noviembre del 2009 por recomendación de mi doctora de la Unidad del Dolor del hospital al que acudía. Mi estado…

Llegué al Centro Quiropráctico en noviembre del 2009 por recomendación de mi doctora de la Unidad del Dolor del hospital al que acudía. Mi estado físico era penoso. No era capaz de cubrir mis necesidades básicas diarias, para todo necesitaba la ayuda de mi familia.


El sindrome miofascial y otros dolores

Llevaba casi dos años de baja. Además de dos operaciones de cervicales con prótesis y tornillos incluidos, infiltraciones varias y un síndrome miofascial que me dejó con muletas para andar y un sinfín de medicación (unas 20 pastillas al día y parches de morfina para aliviar el dolor que aumentaba día a día). Mi estado psíquico y emocional iba en declive. Reconozco que cuando llegue al centro estaba un poco reticente, pero era mi última posibilidad.

Resultados de la quiropráctica

Con la quiropráctica había empezado a reducir la medicación y me sentía mucho mejor física, psíquica y emocionalmente. Mi vida había empezado a cambiar para mejor y eso era algo que se reflejaba en mi aspecto. Ahora, apenas 3 meses después,casi no queda rastro del síndrome miofascial: ando perfectamente y no tomo ningún tipo de medicación. Puedo hacer deporte y estudio. Mi familia ya no me tiene que atender, ni estar pendiente de mí.
Cuando fui a las revisiones médicas de la Unidad del Dolor y de rehabilitación, los médicos que me atendieron se quedaron sorprendidos y perplejos ante mi mejoría. Y como no, por ver una sonrisa dibujada en mi cara.  La desesperación que me producía el sindrome miofascial y el dolor, había dejado paso a la curación.

Rosana.

El artículo apareció publicado en el libro Más años en su vida, Más vida en sus años.
En algunos casos se ha variado un poco la redacción para ajustarla a los usos del español.
Todas las historias publicadas aquí son reales, aunque la imagen no es la del protagonista, es de archivo. Asimismo, se reflejan los datos personales tal y como aparecieron publicados.


El síndrome miofascial es un cuadro de dolor regional de origen muscular, localizado en un músculo o grupo muscular, que consta de una banda tensa, aumentada de consistencia, dolorosa, identificable por palpación y en cuyo seno se encuentra el punto gatillo (PG) y dolor referido a distancia, espontáneamente o a la presión digital.

Las causas están relacionadas con factores biomecánicos de sobrecarga o sobreutilización muscular o microtraumatismos repetitivos. No se conoce la fisiopatología, pero parece deberse a una disfunción de la placa motora por liberación excesiva de acetilcolina. Ref. www.reumatologiaclinica.org

Posts recientes

Activación Glándula Pineal Con Fosfenos del Dr. Lefebure Methods

Activación Glándula Pineal Con Fosfenos del Dr. Lefebure Methods

El fosfenismo es un método creado por el Dr. Francis Lefebure - médico especializado en Neurología y Psiquiatría Infantil- que aprovecha la acción dinamizadora de la luz para mejorar la comunicación entre los dos hemisferios e incrementar las capacidades cerebrales en...

Los síntomas del síndrome de Ménière mejoraron

Los síntomas del síndrome de Ménière mejoraron

Después de muchas visitas a diferentes otorrinolaringologos, me diagnosticaron síndrome de Ménière. La única solución parecía ser la operación quirúrgica... hasta que me topé con la quiropráctica.   Mi historia La verdad es que hacía mucho tiempo que pensaba en probar...

Mi osteoporosis desapareció gracias a la quiropráctica

Mi osteoporosis desapareció gracias a la quiropráctica

Soy María del Carmen D.M y voy a exponer mi experiencia con la quiropráctica, por si a alguien pudiera serle de utilidad, o cuando menos dejar constancia. Poco después de cumplir los 40 años comencé a padecer osteoporosis. Ahí  empezaron los tratamientos con los...

COMPARTE TUS

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Mantente en contacto!